Hoy Maggie se ha portado como una gran persona. Aunque le tenía miedo a la gatita, han salido algunas buenas imágenes.

Los chihuahuas son algo inquietos, y siempre cuesta un poco hacer buenas tomas. Pero la sesión fotográfica la hemos aprovechado bien.